Guerra de insultos entre Kim Jong-Un y Donald Trump

¿Se imaginan a Stalin amenazando con ataques nucleares a EE UU a golpe de tuit? ¿Habría el presidente Roosevelt llamando “gordo y bajito” al líder de la URSS? El secretario general de la ONU, António Guterres, ya advirtió en septiembre de 2017 de que el temor al peligro nuclear es el mayor desde la Guerra Fría. Tanto el presidente de EE UU, Donald Trump, como el líder norcoreano Kim Jong-Un, han aprovechado cualquier ocasión para atacarse mutuamente sin ningún tipo de filtros.

Uno de los momentos más significativos fue el 9 de agosto de 2017, cuando Trump pronunció la frase que hoy es el título de una novela que repasa el primer año de su presidencia: “Será mejor que Corea del Norte deje de amenazar a EE UU. Se encontrará con una furia y un fuego jamás vistos en el mundo”. No sabemos si el magnate había terminado esa noche de ver ‘Juego de Tronos’ o si eligió sus líneas de la película ‘Gladiator’: lo que sí sabemos es que para Trump no fue suficiente, y decidió lanzar un mensaje todavía más claro durante la Asamblea General de la ONU un mes después.

El presidente estadounidense amenazó con destruir por completo a Corea del Norte si no cesaba en sus amenazas, e incluso apodó a su líder como ‘hombre cohete’. El aludido no podía callar ante tal ofensa frente a los ojos del mundo, y dijo en un comunicado oficial: “Con seguridad voy a domar con fuego al desequilibrado y viejo chocho americano”.

Y desde aquí seguimos con el baile de insultos, las amenazas y la imposición de retirarlas. Kim Jong-Un volvió a llamar “viejo lunático” a Donald Trump mientras exigía que se detuviera de inmediato “la política hostil hacia la República Democrática Popular de Corea”; el presidente de EE UU utilizó su altavoz favorito para preguntarse en menos de 140 caracteres: “¿Por qué Kim Jong-Un me insulta llamándome ‘viejo’ cuando NUNCA lo llamaría ‘bajo y gordo’?”.

Pero la amenaza más singular ha sido la de los botones nucleares a inicios de 2018. En su discurso de Fin de Año, Kim Jong-Un dirigió unas palabras a su archienemigo, asegurando que EE UU estaba dentro de su rango de armas nucleares y que tenía siempre un botón nuclear en su mesa. A lo que Trump replicó en Twitter apenas dos días después que él también tenía un botón “más grande y más poderoso que el suyo, y que funciona”. ¿Seguimos hablando de botones nucleares?

Write a comment